Veinte canciones imprescindibles de mi 2013 (II) [Andrés P. Mohorte]

Parquet CourtsSegunda parte de mis veinte canciones favoritas en lo que va de año. El balance en agosto es positivo: al menos más positivo que el año anterior. Han salido varios discos muy divertidos, otros tantos nacionales de lo más prometedores y hay un par de clásicos que han vuelto y lo han hecho con mucha dignidad. Mención especial para Zomby y su último trabajo, desde mi punto de vista, y desde la lejanía de un género que me es tan ajeno como la electrónica, me parece algo verdaderamente enorme, en especial el segundo disco de With Love. Aquí están las diez restantes que acompañan a las de ayer:

Jagwar Ma – Uncertainty

Siguiendo la estela de Django Django pero desde la pista de baile. Lo que Jagwar Ma hacen es coger a Inspiral Carpets, a Animal Collective y a The Beta Band, envolverlos en unos cuantos bajos funk, y ponerlos en plena discoteca. Y está genial, Howlin tiene todas las condiciones para un poderoso hype porque en él hay canciones muy chulas y divertidas, de festival y de pub nocturno, como ‘Uncertainty’. Acudí al disco cargado de escepticismo y esperando encontrarme cosas mucho peores. Afortunadamente, mis prejuicios se volvieron a equivocar.

Juventud Juché – John Wayne

Está bien: no es exactamente de 2013. Pero Juventud Juché me han enganchado tanto a su primer EP, homónimo, que me he visto obligado a incluir una de sus canciones en esta lista. Podría haber sido, ahora que la situación política y la Nueva Guerra Fría con Gran Bretaña lo permite, ‘Gibraltar’, pero tan sólo es una introducción. Loca y destartalada, pero introducción. Mejor buscar a Juventud Juché en ‘Nada’, a mitad de camino entre Mission of Burma y The Feelies, o en ‘John Wayne’. Mira, apunta y dispara. Juventud Juché son un locurón absoluto.

Jay – Motero

Desde Discos Humeantes con amor. Jay es la apuesta del sello asturiano para este año y de momento les ha vuelto a salir todo a pedir de boca. En el primer disco de Jay, Vacaciones en Vietnam, hay tantas cosas diferentes, y tan bien ejecutadas, que cuesta no quedarse prendido de ellos. Por un lado tenemos los exabruptos noise y casi hardcore, como un Sonic Youth meets Karlos Osinaga, de sus Heavy Metal. Y por otro, tenemos la psicodelia al modo de The Telescopes y de Spacemen 3, que se manifiesta con totalitarismo y violencia en ‘Motero’, una canción gigantesca y adictiva.

Lendrone – Misa en Detroit

Detroit es ahora un lugar decadente y horrible donde nadie quiere vivir. Lendrone, sin embargo, deciden homenajear a la cada vez más pobre y más irrelevante ciudad con esta ‘Misa en Detroit’, que no suena nada a Detroit, porque se mete en los siempre excitantes terrenos del krautrock, que de un tiempo a esta parte vive un revival de lo más resultón. No sabemos cuánto durará, pero si Lüger hace dos años conciliaron con gran maestría los caminos de la psicodelia sideral y del kraut, este año Lendrone hacen lo propio con un disco instrumental, Uno, que va para lo mejor del año.

The Men – Electric

Ningún disco ni ningún grupo ha logrado hacerme vibrar tanto este año como The Men, y ya van dos cursos consecutivos. New Moon es la vuelta de tuerca al sonido que buscaban en Open Your Heart. Si allí quedaba todavía mucha psicodelia muy ruidosa y muy violenta, al modo de sus primeros discos, en New Moon The Men han optado prácticamente sólo por el country y el roots rock. El resultado es un disco atolondrado, en el que The Men tocan impulsados por una extraña fuerza que hace de sus canciones, especialmente de ‘Electric’, una máquina extraña e imperfecta que sólo se sostiene en pie por el empuje de sus emociones. Es un milagro que este disco les haya quedado así de bien.

Parquet Courts – Master of My Craft

El espíritu de Nueva York. Como ya os explicó Alex, Parquet Courts han venido a tomar las riendas de las guitarras neoyorquinas una vez The Strokes dejaron el cabo suelto muchos años, muchos años atrás. Television y The New York Dolls, The Modern Lovers, Parquet Courts son de Texas pero están inspirados por aquellos sonidos de la costa este. El final de ‘Mater of My Craft’ enlazado con el principio de ‘Borrowed Time’ es uno de los momentos del año y Light Up Gold posiblemente el disco más divertido que ha dado este 2013. Suena a sábado por la tarde.

Yo La Tengo – Ohm

Ojalá nunca se acaben. Hay quien se ha tomado el nuevo disco de Yo La Tengo con la mayor indiferencia y a mí me cuesta entenderlo. ¿Qué son treinta años de carrera musical, qué importan, qué peso parecen tener, cuando Yo La Tengo son capaces de publicar discos tan frescos y renovados como este Fade en el que he vuelto a invertir un montón de horas de mi vida? No parecen nada. Este podría ser el disco de cualquier debutante, y seguiría siendo igual de bueno. Lo excepcional es que es suyo, años después de sus años dorados, aunque esto quizá suene exagerado: escuchando ‘Ohm’ cuesta creer que Yo La Tengo hayan tenido una época que no sea dorada.

Wild Honey – Gothic Fiction

Pasado el tiempo y pasadas las escuchas tengo meridianamente claro que el disco Big Flash, el segundo disco de Wild Honey, entrará de lleno en mi lista personal de discos favoritos de este año. Ha crecido en mis oídos con una soltura y una facilidad impresionantes, y de despacharlo con un ligero golpe cínico al principio he llegado a disfrutar mucho con él. Un compendio de canciones pop deliciosas, entre las que destacan cosas como ‘Gothic Fiction’, ‘The Newlyweds’ o ‘An Army of Fat Synths’. Si os gusta el pop, el pop de verdad, Big Flash es el disco que no deberíais dejar de lado.

White Fence – Live on Geneive

Tim Presley quería sólo hacer un disco de descartes, pero en el camino se encontró con, quién sabe, su mejor trabajo hasta la fecha. Mucho mejor, al menos, que Family Perfume, tanto el primer volumen como el segundo. En Cyclops Reap están las mejores virtudes de Presley: las grabaciones caseras, el amor por los artistas en solitario y psicodélicos de los años sesenta, el espíritu efervescente del garage rock y melodías erráticas pero brillantes como soles. La mejor de todas ellas es ‘Live on Geneive’, una canción que White Fence llevaba rondando desde el también muy divertido …Is Growing Faith y que aquí la ha bordado.

Zomby – Overdose

¿Habrá algo este año que siquiera se acerque a la intensidad que desprende el segundo disco de With Love, el último trabajo de Zomby? De momento no, y me cuesta creer que alguien o algo más logre atraparme como lo ha hezho Zomby en esta elegía oscura y fantasmal, una celebración por todo lo alto del cementerio, un siniestro paseo que aún no sé hacia dónde me conduce. Zomby me pone en alerta cada vez que me acerco a su With Love. Y aunque el primer disco me sepa menor, canciones como ‘Overdose’ ejercen de máquina apisonadora de mi cerebro. Me dejan sin defensa.

Más en Hipersónica

VIA Hipersónica http://feeds.weblogssl.com/~r/hipersonica/~3/_CKU2BRvt58/veinte-canciones-imprescindibles-de-mi-2013-ii
___
En este blog distribuimos toda la información que encontramos sobre conciertos, discos, bandas, etc. Un blog sobre la música que te gusta, los mejores grupos, los conciertos más grandes y los más pequeños. Lee sobre rock, en un blog pensado para disfrutar de la música y todo lo que la rodea. Recuerda que este post fue originalmente publicado en: Hipersónica http://feeds.weblogssl.com/~r/hipersonica/~3/_CKU2BRvt58/veinte-canciones-imprescindibles-de-mi-2013-ii ¿El rock está muerto? ¿El rock es cultura? ¿el rock es una forma de vida? Rock español e internacional, para los mejores oídos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s